CAS / ENG





Calle Doctor Fourquet 21
28012 Madrid
t. (+34) 910 594 112 |
t. (+34) 686 463 809











Martinho Costa

Terra de sombra queimada

14.09 - 28.10.2017




















"Terra de Sombra Queimada", es el nombre de uno de los pigmentos recurrentes en la paleta de Martinho Costa. El artista ha tomado esta expresión como título de su nueva muestra en relación, también, a la luz y la carga visual de la región Mediterránea; la cultura milenaria que ha actuado como fuente de inspiración en este proyecto: desde los fragmentos y patrones persas hasta la presencia conceptual del azulejo tradicional.

En este nuevo proyecto, Costa añade una reflexión más amplia sobre la idea de superficie en pintura. Ésta, ha sido tradicionalmente pensada como el espacio donde confluyen manchas, líneas y colores: la dimensión en la que se construye el propio lenguaje de la pintura.

Actualmente, el pintor sigue plasmando fragmentos de color en el lienzo, pero éste es también alguien que desarrolla su actividad en un mundo habitado por pantallas donde la imagen se trabaja de una manera similar a la de la superficie pictórica. No obstante, en este caso existe una gran diferencia: sobre la pantalla, la imagen presenta una naturaleza más movible, formando parte de un flujo de continua información.

Cuando un artista crea una mancha de pintura sabe que ese color, en principio, será inmóvil.

Y este gesto, aparentemente tan simple, se carga de una cada vez más profunda resistencia, convertida incluso en acto político.

Hoy parar, cristalizar, suspender el tiempo es casi un acto de rebelión. Detenerse o tan sólo moverse despacio es interrumpir, condicionar el rápido ritmo en el que se desarrolla el flujo de los otros.

Cualquier interrupción en ese flujo genera la confusión y el caos.

En consecuencia, pintar en la era de las pantallas y de la imagen fluida, tiene una naturaleza distinta. Y por tanto, sus métodos, sus técnicas, la forma de generar una imagen, han generado una nueva y singular forma de pensar la imagen.

En “Terra de Sombra Queimada” el espectador puede descubrir sobre la superficie pictórica pequeños fragmentos realistas. Pero también, líneas, manchas abstractas de color y diferentes tipos de patrones que generan un conjunto aparentemente libre, que convoca ecos próximos al lenguaje expresionista por su fluidez, y movimiento.

No obstante, lo que aquí ocurre es todo lo contrario. La antigua mano del pintor expresionista, cargada de fuerzas ocultas, disparaba la pintura como si de rayos en una tormenta se tratase. Pero la obra creada por Martinho Costa, presenta un expresionismo de carácter cínico, simulado, digital. Cada línea, mancha, fragmento de color ha sido íntegramente copiado partiendo de una matriz original: una red compleja de píxeles en la que aparecen recogidos todos estos elementos.

Invirtiendo la idea de gesto libre que el expresionismo nos ha legado, Martinho crea la imagen construyéndola a través de un gesto que, en realidad, es un simulacro de libertad.

La pintura ha sido siempre un reflejo de su tiempo. El expresionismo, por ejemplo, actuó como reflejo de una sociedad que engendró la idea del hombre individual. Un hombre que se supera a sí mismo; alguien individualista, liberal, moderno: El “self-made man”.

Pues bien, partiendo de esta relación entre la pintura y la sociedad en la que ésta se desarrolla, podemos ver como Martinho Costa piensa la creación pictórica y la imagen desde una postura crítica; confrontándola con la revolución social digital en la que todos estamos inmersos. Una estructura cultural que nos da sólo una apariencia de libertad.

Web de Martinho Costa.

Aquí puedes descargar la hoja de sala de Martinho Costa


<<< anteriores futuras >>>




twitter   facebook



Si deseas recibir el newsletter de la galería dejanos tu e-mail